Queridos Reyes Magos,

Este año he sido buena, pero además creo que también he sido valiente, pues he comenzado a dejar de quejarme para actuar y cambiar algunas de las cosas que estaban ocupando demasiado sitio en mi vida y que no me aportaban nada positivo. Aparentemente puede que parezca que todo sigue igual, pero desde mi punto de vista, que en este caso no es otro que una mirada hacia mi interior, todo está más limpio, más diáfano.

Sé que hace muchos años que ya no os escribo pero uno de mis cambios consiste en volver a creer en la magia, así que aquí estoy, como cuando era una niña, esperando con ilusión que se cumplan mis deseos. No son fáciles de envolver, podéis dejarlos bajo el árbol para que desde allí se vayan deslizando por la casa y por el resto del mundo que me rodea. Este año os pido:

  • Que tanto yo como mi familia y amigos sigamos teniendo buena salud.
  • Que las almas de aquellos que se han ido sigan su camino para alcanzar la luz.
  • Que mis hijas (y los niños en general) mantengan su alegría y sus ganas de ser mejores, que convivan en paz con lo que no les gusta de sí mismas.
  • Que mi marido descubra que el cántaro está medio lleno, no medio vacío.
  • Que el mundo aprenda que la verdadera magia reside en dar, no en recibir.
  • Y para mí te pido saber dar de mí misma todo lo bueno que tengo para contribuir a la prosperidad del mundo en el que vivo.

Confío en la magia. Gracias y feliz reparto…

Pin It on Pinterest

× Contacta por WhatsApp

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar