Iñaki

Iñaki

Iñaki

Iñaki tenía hambre y le pasé mi sándwich. Se sentó frente a mí, comenzó a comer y me dio las gracias mirándome a los ojos con una mirada limpia. “

-¿No iba a ser tu comida, verdad?. ¡A ver si ahora te voy a dejar a ti sin comer!

-No, tranquilo, era para merendar… ya me compraré otra cosa.”

Era sábado, yo iba en el tren hacia mi curso de PNL y en la estación de Pirámides Iñaki entró en el vagón con la cabeza alta, pidiendo amablemente ayuda para comer.

Mientras comía me contó que no tenía mucha familia que le pudiese ayudar; su madre vivía, pero en un pueblo de Valladolid y no quería darle un disgusto detallándole su situación. Afortunadamente, tenía una vivienda, aunque no pudiese pagar gas y la luz , pero tenía algunos amigos de los que tirar para poder usar la lavadora o el agua caliente (de hecho su limpio aspecto contrastaba con el hecho de que estuviera pidiendo en el tren).

Me dijo que como la gente es generosa en Navidad, había conseguido unos 300 euros para invertirlos en un curso de Formador de Monitores de ocio y tiempo libre, porque creía que podía ser un buen camino hacia su objetivo: encontrar trabajo y no desesperarse. El hecho de tener un objetivo claro y unos pasos definidos para conseguirlo hacía que fuese más fácil de llevar la dura realidad de tener que pedir para comer.

Llevaba varios currículums en su mochila, por si se le presentaba la ocasión de entregarlos, y una vez a la semana acudía a una biblioteca para conectarse a Internet a ver su correo electrónico. Como desde mi punto de vista una persona con el valor de afrontar una situación tan difícil con semejante firmeza y perseverancia se merece una oportunidad, decidí llevarme uno de sus currículums y lo he subido al siguiente enlace: Currículum Iñaki por si alguno de vosotros sabe como echarle una mano.

… Yo podía haber elegido pensar que algo habría hecho Iñaki para merecer ir pidiendo por los vagones, o incluso pensar que no me contó la verdad, pero elegí confiar y tratar de ayudarle, al igual que hace unos días alguien decidió confiar en mí, ¡GRACIAS!, y seguro que en algún momento alguien decidió también confiar en ti ¿verdad?.

Existen fuerzas en el Universo que ponen en nuestro camino los medios para devolver la ayuda que nos ha llegado. Todos tenemos la oportunidad de cambiar algo en el mundo, y como en la película “Cadena de Favores”, es un gran proyecto que cuando alguien reciba ayuda se establezca una secuencia de favores que hagan de la vida algo más bonito, ¿tú qué crees?

El mayor espectáculo del mundo

El mayor espectáculo del mundo

El mayor espectáculo del mundo

Hoy he ido al circo, concretamente al montaje de navidad del Price.

No me gusta mucho el circo, porque no me resulta agradable ver el estado en el que se encuentran los animales que utilizan para sus números, pero en esta ocasión, salvo un número muy elegante con un caballo, no había animales. El espectáculo consistía en equipos de personas demostrando en la pista unas habilidades excepcionales: posturas impensables, piruetas alucinantes, saltos increíbles, coordinación excelente, originalidad, armonía, sentido del humor… desde mi punto de vista algo admirable, admirable de verdad.

Y yo, que soy muy de citas, me he acordado de una que leí recientemente, algo así como: “No son los golpes ni las caídas las que hacen fracasar al hombre; sino su falta de voluntad para levantarse y seguir adelante”. Y me he acordado de ella porque pensaba en las innumerables caídas que habrán tenido que pasar hasta lograr hacer el salto correctamente, la cantidad de veces que habrán tenido que repetir cada número hasta lograr la coordinación adecuada, los años de duro ejercicio para lograr la fuerza y flexibilidad requerida para esas posturas tan bellas y que parecen imposibles, la cantidad de veces que habrán luchado contra una voz interior que les decía “no puedes”, la cantidad de fracasos antes de los aplausos… pero para el ser humano todo es posible, si se lo propone y trabaja manteniendo la ilusión.

Para mí esa es la clave, la ilusión, la motivación… y ¡qué pocas caras de ilusión se ven en el metro por las mañanas, ¿verdad?!. Nos decimos que no podemos hacer otra cosa porque tenemos que pagar facturas, porque tenemos una hipoteca, porque la realidad es otra cosa… Pues bien, lo primero que debes saber es que existen tantas realidades como individuos, ya que la realidad es lo que recogen nuestros sentidos pasados por el filtro de nuestras experiencias, y como tus experiencias y tu forma de percibir son únicas, tu realidad también lo es. Mantén viva la ilusión por lo que eres realmente, por lo que hay dentro de ti. Silencia esa voz interior, esas voces repetidas que tantas veces has escuchado en otros, otros cuya realidad no era la tuya. Hazlo y conseguirás vivir en una realidad mucho más cercana a tus deseos. Tal vez no lo consigas a la primera, pero ya sabes… te levantas y lo vuelves a intentar.

Y acabo con otra frase que desde que leí por primera vez me repito varias veces todos los días. La comparto contigo porque creo que es un buen mantra, algo que te será útil para tener un buen diálogo con la persona más importante de tu vida: tu mismo… Si crees que puedes, tienes razón. Si crees que no puedes, tienes razón… como ves es fácil: solo tienes que elegir lo que quieres creer… y que comience el espectáculo.

Pin It on Pinterest

Esta web almacena cookies, si continuas navegando aceptas su uso: Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar