Recuerdos del Máster que cambio mi vida (videoentrevistas)

Recuerdos del Máster que cambio mi vida (videoentrevistas)

Durante los años 2013 y 2014 cursé un Máster muy especial, uno que me cambio totalmente la vida, o mejor dicho, me facilitó las herramientas para poner en marcha el cambio de vida que necesitaba. Se trataba de la primera edición en Madrid del “Máster de Desarrollo Personal y Liderazgo” creado por el gran Borja Vilaseca (al final del post tienes un botón para acceder a toda la información sobre este Máster).

Una de las primeras cosas que me enseño fue que para conseguir algo, hay que salir de la zona de confort, venciendo la pereza y los miedos que nos hacen no avanzar, una de esas salidas fue para mí comprometerme a grabar -pese a mi vergüenza y falta de confianza de entonces-una pequeña entrevista en vídeo a los facilitadores del Máster, llamados así porque más que “formar” lo que hacían era “facilitar” las herramientas para que cada alumno aprendiera a utilizarlas y adaptarlas en cada momento.

El caso es que hoy me he reencontrado por casualidad con una de aquellas entrevistas, y se me ha ocurrido recopilarlas. Pese a la tristeza de haber sido tan “mala” entrevistadora y no haber sido capaz de reflejar en ellas toda la grandeza de cada enseñanza que recibí… pero como es mejor hacer algo que no hacerlo, aunque no quede perfecto, pues aquí las dejo con una doble intención: que el que llegue a este post si quiere pueda verlas, y poder tenerlas a mano para mí porque son aprendizajes que no quiero olvidar.

¿CÓMO FUNCIONA LA MENTE?:
CON XAVIER GUIX

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

LA SABIDURÍA DEL CUERPO:
CON VICTOR ANGEL

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

EL PODER DE LAS CREENCIAS:
CON ANGEL LUIS SANCHEZ

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

EL VALOR DE LOS VALORES:
CON ANNA GUIU

NEUROCIENCIA APLICADA AL LIDERAZGO:
CON MARTA ROMO

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

ESPIRITUALIDAD:
CON ESTEVE HUMET

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

TALENTO, VOCACIÓN Y MARCA PERSONAL:
CON MIGUEL ANGEL ROMERO

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

¿COMO FUNCIONA LA MENTE II?:
CON GUSTAVO BERTOLOTTO

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

SEXUALIDAD CONSCIENTE:
CON ELMA ROURA

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

LA EMANCIPACIÓN EMOCIONAL:
CON OVIDIO PEÑALVER

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

EL TEATRO PARA SALIR DE TU ZONA DE CONFORT:
CON ANA SABATÉ

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

SE EL CAMBIO QUE QUIERES VER EN EL MUNDO:
CON JAUME SANLLORENTE

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

INTELIGENCIA FINANCIERA (DINERO Y CONCIENCIA):
CON EVA HERNÁNDEZ

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

VIVIR DEL COACHING:
CON JOSEPE GARCÍA

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

Aprendí y Decidí

Aprendí y Decidí

Aprendí y Decidí

Acabo de leer este texto de Walt Disney y desde mi punto de vista es algo que merece la pena leer, interiorizar y vivir. Es un regalo para todo el que lo lea.

“Y así, después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar.

Decidí no esperar las oportunidades, sino yo mismo buscarlas.

Decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución.

Decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis.

Decidí ver cada noche como un misterio a resolver.

Decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en estas, está la única y mejor forma de superarnos.

Aquel día dejé de temer a perder, y empecé a temer a no ganar.

Descubrí que no era yo el mejor, y que quizás nunca lo fui, me dejó de importar quien ganara o perdiera, ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.

Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamarle a alguien “Amigo”.

Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, “El amor es una filosofía de vida”.

Aprendí que debo de dejar de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente.

Aprendí que de nada sirve ser luz, si no vas a iluminar el camino de los demás.

Decidí cambiar tantas cosas….

Aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad. Desde aquel día ya no duermo para descansar, ahora simplemente duermo para soñar………….”

Walter Eliseo Disney

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La primavera

La primavera

La primavera

He renovado la imagen de la cabecera… ¿Será porque ha venido a mi mente aquello de “renacer en primavera”?… Pues un poco es por eso, sí, pero para ser sincera, el verdadero motivo es que mucha gente no se daba cuenta de que -por aquello de “mi punto de vista”- la mirada de la imagen anterior era la mía, ¡y todo por presumida!, por elegir una foto con una mirada “divina” tras un estupendo maquillaje… ¡En fin!, confío en ser reconocida en esta, aunque también está adornada con una nada fina línea de eye-liner, ¡faltaría más!

También he seleccionado un paisaje, y lo he hecho, además de por su belleza, por lo que simboliza para mí: un camino en la vida, una luz que ilumina el sendero, una puerta cerrada, pero con un muro fácil de saltar… y todo en Extremadura, en primavera y en la semana que ha hecho su aparición en este hemisferio del planeta… ¡Tal vez cambie la imagen con cada cambio de estación!, es una manera de participar de la magia de la naturaleza, de tener una pequeña conexión con ella en este momento en el que los seres humanos poco a poco estamos perdiendo la intuición animal que nos conecta con el planeta en que vivimos, con nuestra Madre Tierra.

Resulta curioso pensar, como me han recordado hoy en mi clase de yoga, que en el ciclo de la naturaleza el otoño es el momento de siembra, el invierno el reposo para que maduren las semillas, la primavera el momento en el que brota de nuevo la vida y el verano comienza dando frutos y acaba con el descanso, con el final del ciclo, en que los frutos se funden en la tierra para abonar el siguiente…

Y digo que resulta curioso porque, desde mi punto de vista, mi ciclo vital este año se ha desarrollado de una manera muy similar, os lo explico:

  • El otoño ha sido el momento en el que he sembrado: leí un montón de información para reorientar mi vida y decidí realizar varios cursos formativos que han sido claves.
  • El invierno lo he dedicado a reposar todo lo que he aprendido y a observar los cambios que se producían a mi alrededor, los cambios que yo misma había provocado.
  • La primavera acaba de comenzar, y siento que es el momento en el que tiene que brotar todo aquello para lo que me he estado preparando. No sé si daré flores bellas o frutos dulces, pero sé que he puesto todo de mi parte y que he sentido como se abonaba el terreno a mi alrededor, ¡gracias por ello!
  • El verano es aún un misterio… pero ya os iré contando ;-).

 

¿No tengo tiempo?

¿No tengo tiempo?

¿No tengo tiempo?

No tengo tiempoIba a comenzar este post con una frase de disculpa por no tener últimamente mucho tiempo para dedicarle al blog, pero según la he escrito me he dado cuenta de que no era más que una excusa, y como estoy un poco cansada de la “excusitis” he decidido rectificar y escribir que sí tengo tiempo, pero que lo dedico a otras cuestiones con plena consciencia de que así lo hago.

¡Desde mi punto de vista el tiempo es demasiado valioso para dejarlo en manos de la inercia!

En general no me gusta quejarme, pero especialmente eso de quejarme, de la falta de tiempo me pone de los nervios… y eso que reconozco que muchas veces se me escapa la frasecita, acudiendo a mis labios sin pensar.

¡Pues sí! ¡Claro que tengo tiempo!, concretamente 24 horas al día, como todo el mundo… así que a ver si me muerdo la lengua la próxima vez y, como he hecho en este post, antes de quejarme recapacito. Ya soy mayorcita para asumir la responsabilidad que tengo para distribuir las horas de mi día y los días de mi vida.

He decidido tener un montón de actividades con las que llenar mi tiempo: trabajo, amigos, familia, lecturas, PNL, coaching, yoga, descanso, películas… y todas ellas me parecen apetecibles. Quiero disfrutar de todo y a veces la paciencia no me acompaña en el trayecto, un trayecto cuyo vehículo es un cuerpo de 41 añitos que necesita descansar de vez en cuando… así que apagaré la luz y daré por concluido el día de hoy mientras trato de encontrar ese espacio entre la consciencia y el sueño en el que me encuentro realmente cómoda y en el que siento que la lucidez me ilumina.

Y tú… ¿Qué haces con tu tiempo?, ¿cómo organizas tus pensamientos antes de dormir?… ¡Buenas noches y que descanses!, mañana te esperan 24 horas; decide como las quieres vivir y trata de no malgastarlas 😉

Pin It on Pinterest

Esta web almacena cookies, si continuas navegando aceptas su uso: Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar