La Cenicienta según Rosetta

La Cenicienta según Rosetta

La Cenicienta según Rosetta

No puedo resistir la tentación de resumir para vosotros la versión de Rosetta Forner del clásico de La Cenicienta . Desde mi punto de vista es una versión muchísimo más acertada que la comúnmente conocida. Está extraída de su libro “Déjate de cuentos”, cuya lectura os recomiendo vehementemente: además de ser muy instructivo, me está resultando de lo más divertido.

“Érase una vez una bella doncella, hija de un hombre bueno pero extremadamente tonto, porque muy tonto hay que ser para, habiendo estado casado con un ángel, casarse con una mujer fea y malvada, con dos hijas feas y lelas, y -además- permitir que su hija, la bella doncella, se convierta en “doncellaparatodo” de su nueva esposa e hijastras.

Y este padre, muy propio de hombres cobardes, va y se larga en cuanto se dio cuenta del resultado desastroso de sus acciones. Un padre ausente no puede defender a su hija, por lo que ésta, como única solución, decide llamar a su Hada Madrina, que resultó ser un Hada nada “alelHada” y en lugar de convertir la calabaza en carroza decidió enseñarle a “dar la vuelta a la tortilla”.

Así Cenicienta un buen día, en vez de ponerse a barrer y preparar el desayuno para la madrastra y sus hijas, se dedicó a disfrutar del jardín mientras se tomaba un delicioso capuchino… haciendo así todo un corte de mangas a las manipulaciones madrastriles ¡lo nunca visto!

Evidentemente, la madrastra y sus hijas desplegaron todas sus armas para fastidiar a Cenicienta, pero ella les plantaba cara, que es como decir que les ponía límites: cada vez que la atacaban y faltaban al respeto, ella les respondía con preguntas o declaraciones de principios que las dejaba perplejas y patidifusas.

En eso que ocurrió todo aquello del baile …  el príncipe (que no era azul, porque destiñen), organiza un baile en palacio, las hermanastras organizan un complot para ligarse al príncipe… y Cenicienta a punto está de meter la pata -mucho antes de perder el zapato-, pues la dio por pensar que, caso de ligarse al príncipe, podría casarse con él, lo cual la sacaría de su soledad… ¡Y es que el Hada Madrina aún no había terminado sus enseñanzas, pues una mujer digna de sí misma no pierde el culo ni nada a las doce de la noche!.

¿QUÉ PASO CON EL CUENTO ENTONCES?

Pues Cenicienta fue al baile por sus propios medios, sin disfrazarse ni disimular nada, arreglada y con su mejor vestido. Conoció al príncipe, se cayeron bien… se dedicó a hacerle muchas preguntas con el propósito de averiguar si era un verdadero rey o un mendigo emocional y a las doce se largó (el Hada Madrina encontró en “las doce” una señal para recordarle a Cenicienta que debía medir los pasos y no lanzarse de cabeza a los brazos del primer príncipe que pasase por allí solo porque apareciesen las famosas mariposas del estómago, que la lían más que la clarifican).

En cuanto se esfumó y regresó la realidad cotidiana, aquella que nos abofetea para hacernos reaccionar y asumir las riendas de nuestra vida, el príncipe descubrió el zapato olvidado e hizo que se lo probasen todas las damas casaderas del reino… que viene a ser lo mismo que salir de ligue a tontas y a locas. En vista de que no conseguía dar con ella, decidió cambiar de estrategia y se dio cuenta de que para hallar a nuestro par hay que hacer brillar la luz que somos: mostrarnos tal cual somos y no conformarnos con lo primero que llega a nuestra vida. Quien persigue su sueño acaba por encontrárselo.

También Cenicienta aprendió a ser mágica, digna y respetuosa consigo misma, y dejó de llamarse Cenicienta para llamarse DIGNIDAD.

¿Y QUÉ PASÓ CON EL ZAPATO Y EL PRÍNCIPE?

Pues que se encontró con Dignidad cuando él estuvo dispuesto a ponerse la corona y a medirse con una reina igual… porque una reina se pone los zapatos que le da la real gana y se los paga ella ¡faltaría más!

MORALEJA:

Ve por la vida con DIGNIDAD y búscate un hada madrina que te enseñe a hacer brillar tu luz y a conseguir las cosas por ti misma.”

Ojalá nos hubiesen contado así el cuento ¿verdad?;-)

Lo que nos importa… y lo que no

Lo que nos importa… y lo que no

Lo que nos importa… y lo que no

Miro -que no leo- las noticias en un diario nacional con la misma sensación de ovejita empujada al redil que percibo últimamente siempre que me coloco frente a un medio de comunicación tradicional… hoy dedican un espacio enorme en la portada para anunciar que ha salido el nuevo iPhone 4, y que -además- es polémico ¡qué chulo!… la verdad es que un cacharro que no funciona del todo bien (cosa rara siendo de Apple) y que cuesta una pasta ha logrado ¡sabe dios cómo! :-), ocupar ese lugar mágico que será leído por miles de personas…

iphoneBien, el deber de un medio de comunicación es informarnos de todo, y ya sabemos que hay que fomentar el consumo para superar la “crisis”, pero como todo no cabe en una portada, pues hay que seleccionar. Desde mi punto de vista creo que tienen muy poca vergüenza dedicando más espacio al iPhone 4 que a informarnos de que podemos salvar la vida de alguien… sí, efectivamente, podemos salvar a un ser humano de una muerte cruel y dolorosa. Muy pequeñito, me ha costado encontrarlo, se publica que el abogado de una mujer condenada a morir lapidada por adulterio en Irán está siendo duramente presionado para evitar que Sakineh Mohammadi Ashtiani se libre de su condena, y dentro de la noticia incluyen un enlace a la campaña de petición de firmas para paralizar la ejecución de Amnistía Internacional.

Irán sigue teniendo uno de los índices de ejecución más altos del mundo. En 2009 fueron ejecutadas más de 388 personas, al menos 14 de ellas públicamente y al menos una mediante lapidación. Cinco de estas personas ejecutadas lo fueron por delitos cometidos cuando tenían menos de 18 años. Al menos 7 mujeres y 3 hombres siguen actualmente en riesgo de ser lapidadas en cualquier momento, y más de 135 jóvenes podrían ser ejecutados por delitos supuestamente cometidos siendo menores de edad… y lamentablemente hay más países -y no solo islámicos- en los que se sigue ejecutando a seres humanos por casos semejantes.

Todos y cada uno de nosotros podemos actuar para que este mundo sea cada vez mejor, para que cada vez haya menos atrocidades y más humanidad…  Todos podemos hacer algo al respecto, y a ello es a lo que nos deberían animar los periódicos… ¡Nos sentiríamos todos mejor! ¡El mundo sería mejor!

Si quieres -y si puedes- cómprate un iPhone 4 -no te va a dar la felicidad, pero te facilitará algunas cosas- pero que sepas que HOY PUEDES SALVAR UNA VIDA, puedes  firmar la petición, gestionada por Amnistía Internacional,  para evitar la ejecución de esta mujer (se han salvado ya más vidas a través de este procedimiento): Hazlo haciendo click en este enlace

🙂 Este post lo escribí en julio de 2010, y cuatro años después, en marzo de 2014 Sakineh Mohammadi Ashtiani salió de prisión tras ser indultada, lee la noticia aquí.

Pin It on Pinterest

Esta web almacena cookies, si continuas navegando aceptas su uso: Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar