Iñaki

Iñaki

Iñaki

Iñaki tenía hambre y le pasé mi sándwich. Se sentó frente a mí, comenzó a comer y me dio las gracias mirándome a los ojos con una mirada limpia. “

-¿No iba a ser tu comida, verdad?. ¡A ver si ahora te voy a dejar a ti sin comer!

-No, tranquilo, era para merendar… ya me compraré otra cosa.”

Era sábado, yo iba en el tren hacia mi curso de PNL y en la estación de Pirámides Iñaki entró en el vagón con la cabeza alta, pidiendo amablemente ayuda para comer.

Mientras comía me contó que no tenía mucha familia que le pudiese ayudar; su madre vivía, pero en un pueblo de Valladolid y no quería darle un disgusto detallándole su situación. Afortunadamente, tenía una vivienda, aunque no pudiese pagar gas y la luz , pero tenía algunos amigos de los que tirar para poder usar la lavadora o el agua caliente (de hecho su limpio aspecto contrastaba con el hecho de que estuviera pidiendo en el tren).

Me dijo que como la gente es generosa en Navidad, había conseguido unos 300 euros para invertirlos en un curso de Formador de Monitores de ocio y tiempo libre, porque creía que podía ser un buen camino hacia su objetivo: encontrar trabajo y no desesperarse. El hecho de tener un objetivo claro y unos pasos definidos para conseguirlo hacía que fuese más fácil de llevar la dura realidad de tener que pedir para comer.

Llevaba varios currículums en su mochila, por si se le presentaba la ocasión de entregarlos, y una vez a la semana acudía a una biblioteca para conectarse a Internet a ver su correo electrónico. Como desde mi punto de vista una persona con el valor de afrontar una situación tan difícil con semejante firmeza y perseverancia se merece una oportunidad, decidí llevarme uno de sus currículums y lo he subido al siguiente enlace: Currículum Iñaki por si alguno de vosotros sabe como echarle una mano.

… Yo podía haber elegido pensar que algo habría hecho Iñaki para merecer ir pidiendo por los vagones, o incluso pensar que no me contó la verdad, pero elegí confiar y tratar de ayudarle, al igual que hace unos días alguien decidió confiar en mí, ¡GRACIAS!, y seguro que en algún momento alguien decidió también confiar en ti ¿verdad?.

Existen fuerzas en el Universo que ponen en nuestro camino los medios para devolver la ayuda que nos ha llegado. Todos tenemos la oportunidad de cambiar algo en el mundo, y como en la película “Cadena de Favores”, es un gran proyecto que cuando alguien reciba ayuda se establezca una secuencia de favores que hagan de la vida algo más bonito, ¿tú qué crees?

En cada partícula habita un Universo

En cada partícula habita un Universo

En cada partícula habita un Universo

Esta vez me ha salido un título algo rimbombante, pero simplemente responde a una pequeña reflexión motivada por una extraña visualización… será el exceso de sol del día 🙂

Para situaros en la escena os diré que es de noche en una ciudad costera del levante español repleta de luces de neón… Benidorm, ¡para qué me voy a andar con tonterías!. Me encuentro en una amplia terraza en un edificio de gran altura. Percibo la brisa recorrer mi piel y puedo escuchar en la lejanía el susurro de las olas sobre la arena y el rumor de música y voces lejanas.

Universo y BenidormEstoy sentada frente al ordenador sin una idea clara sobre lo que voy a escribir y una imagen muy cinematográfica ha invadido de repente mi cabeza: se trata de un zoom out en el que la cámara se desplaza desde mi punto de vista, fijo en la pantalla del portátil, hasta una posible perspectiva de nuestro planeta desde cualquiera de los satélites que la rodean, perspectiva en la que yo, aunque continúo en el centro del encuadre, no soy sino un punto invisible en la inmensidad de un planeta que, a su vez, es una mínima parte de un universo infinito.

Pienso, sin embargo, que es curioso el hecho de ser capaz de visualizar todo ese enorme universo desde un cuerpo tan pequeño, formado a su vez por microscópicas células compuestas a su vez por partículas aún más pequeñas, y así sucesivamente… un universo completo en cada partícula.

Y creo que esa capacidad es un maravilloso poder que posee cada ser humano… por eso debemos rebelarnos contra todo aquello que pretenda limitar nuestra capacidad de albergar un universo lleno de sueños, objetivos, sentimientos, recuerdos, palabras, dificultades… todo y nada; bueno y malo; masculino y femenino, amor y odio… cada concepto amarrado a su contrario en una perpetua danza de equilibrio y armonía.

Pin It on Pinterest

Esta web almacena cookies, si continuas navegando aceptas su uso: Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar